Investment

Gráfico del Mes – Tesla, ¿la mejor empresa de baterías del mundo?

by Caron Bastianpillai

Tesla, ¿la mejor empresa de baterías del mundo?

Source: Notz Stucki

Han pasado casi 12 años desde que Tesla vendió su primer coche para la vía pública totalmente eléctrico y 10 años y medio desde que salió a bolsa (el segundo fabricante de coches estadounidense en hacerlo después de Ford en 1956!) y ¡menuda carrera lleva! Su cotización lleva desde comienzos de año desafiando a la gravedad, habiéndose multiplicado por siete hasta convertirse en la mayor empresa de automóviles del mundo por capitalización bursátil, superando la diminuta capitalización conjunta de Toyota, VW, Audi, Nio y Daimler, y pronto, el 21 de diciembre, entrará en el exclusivo índice S&P 500 como una de las firmas más jóvenes. El increíble ritmo de evolución de Tesla ha hecho morder el polvo a la mayoría de los fabricantes de coches tradicionales al apostar exclusivamente por los vehículos de batería. Todos recordamos el primer vehículo híbrido, el Toyota Prius, que a pesar de su controvertido diseño logró dominar su mercado durante dos décadas antes de verse amenazado por sus rivales. Volviendo a la actualidad, todas las compañías de automóviles luchan desesperadamente por cumplir las normas de emisión de CO2 de la Unión Europea (95g/km de CO2) para finales de 2020 o serán objeto de fuertes multas, mientras que Tesla se encuentra en el punto ideal de estar en cabeza en la carrera hacia la meta de emisiones de carbono cero. Desde su debut, Tesla no ha dejado de ser una fuerza disruptora para el mundo del transporte (al igual que lo fue Uber). Quizá podría afirmarse que más que un fabricante de automóviles es una compañía tecnológica, pero es evidente que ha cambiado las reglas del juego en ambos sectores hasta convertirse en un valor de culto (con un PER escandalosamente alto) o, como se le conoce más habitualmente, un cohete lunar (y no va con segundas). También ha sido el título estadounidense con más posiciones en corto del mercado, provocando grandes dolores de cabeza a algunos de los gestores de hedge funds más respetados.

En Internet hay numerosos acrónimos sobre el significado de TESLA (además de ser el ingeniero serbio detrás del motor de corriente alterna), pero hay uno que me parece el más apropiado por reflejar la misión de la compañía, Todo Eléctrico y Solar: La Alternativa (la generación y el almacenamiento de energía es una parte pequeña, pero creciente, de su negocio). La columna vertebral del éxito de la empresa ha sido y sigue siendo su tecnología de baterías (que hasta la fecha nadie ha podido igualar). Cuando éramos niños, todos teníamos juguetes a pilas, y ahora que somos adultos seguimos dependiendo de dispositivos con batería (teléfonos móviles, ordenadores portátiles, herramientas eléctricas, vehículos eléctricos, etc.) y todo gira en torno al rendimiento de las pilas y cuánto tiempo se puede aguantar con una sola carga. Y ahí es donde Tesla estuvo y sigue estando en la vanguardia. Sigue a la cabeza en términos de kilómetros recorridos con una sola carga y muy probablemente mantendrá esa delantera produciendo sus propias baterías durante los próximos años. Entonces, ¿qué distingue a Tesla? Menos piezas móviles (17 piezas de transmisión frente a las más de 200 de un motor de combustión interna), una enorme cantidad de par (suficiente para avergonzar al apasionado de la gasolina más recalcitrante), aceleración constante (sin perder tiempo en cambiar de marcha), tracción permanente a las cuatro ruedas (para seguridad y tracción), asequibilidad y un rápido coche familiar de 7 plazas.

Parece que romper la barrera de los 500 km/h es el nirvana de todo fabricante de hipercoches (lo acaba de superar el SSC Tuatara, 100% estadounidense, pero aún no se le ha reconocido oficialmente), pero ¿quién en su sano juicio querría conducir a esa velocidad, por no hablar de dónde encontrar una carretera recta lo suficientemente larga para lograrlo sin ser detenido o morir a la más mínima ráfaga de viento lateral? Pero intenta acelerar en un Tesla Model S en “Modo Absurdo” (Ludicrous Mode, el equivalente al “Control de Arranque” de los deportivos modernos) hasta el siguiente semáforo (0-100 km/h en 2,28 segundos) y podrás humillar al más sofisticado, exclusivo y caro de los superdeportivos (incluida toda marca impulsada por un motor atmosférico, turboalimentado, híbrido o totalmente eléctrico -y de uso legal en la vía pública; ¡la lista completa es demasiado larga y bochornosa para incluirla aquí!). Eso sí, en una carrera de 400 metros contra estos coches la historia será diferente (incluso el V12 de toda la vida devuelve el golpe), pero Tesla trabaja para desafiar a los mejores superdeportivos en la despiadada y tristemente célebre Subida de Pikes Peak (20 km y 156 curvas) y en la pista Nordschleife de Nürburgring (20,8 km y 76 curvas), y los resultados de su Model S no están nada mal, aunque la última e icónica edición limitada Mercedes-AMG Black Series acaba de superarse a sí misma en esta última pista como el coche de producción más rápido de la historia (es un coche de carreras de dos plazas equipado con fibra de carbono y no un sedán familiar de siete asientos), ¡pero solo le gana por 30 segundos!  Todos estamos esperando el nuevo descapotable de cuatro plazas de Tesla que saldrá al mercado el año que viene y que promete ofrecer un rendimiento aún más extraordinario y una autonomía de 1.000 km. Si se le pudiera añadir algo de ingeniería alemana (pero no demasiado) y algo de diseño italiano (estilo Pininfarina) al Model S de Tesla, tendríamos el mejor regalo que se puede recibir esta Navidad, ya que viajar en avión podría estar complicado en un futuro inmediato. O se puede esperar hasta el año que viene para el nuevo Tesla Roadster, ¡que le llevará de 0 a 100 km/h en menos de 2 segundos!

Queda claro que los tiempos están cambiando a un ritmo rápido y vertiginoso cuando una marca como Hummer, y no otra, va a muerte con lo eléctrico con su nuevo Humvee RV. Como dice el viejo proverbio, la mejor manera de predecir el futuro es crearlo…

¡Conduzca con prudencia y Feliz Navidad!

 

 

 

 

Los resultados pasados no implican resultados futuros. Las opiniones, estrategias e instrumentos financieros que se describen en el presente documento pueden no ser convenientes para todos los inversores. Las opiniones expresadas son sólo las del momento en la(s) fecha(s) que aparece(n) en este material.

Las referencias a índices de mercado o compuestos, índices de referencia u otras medidas de resultados relativos de los mercados durante un período específico sólo se proveen a título informativo. Notz Stucki no garantiza ni es responsable de la exactitud o la integridad de las informaciones (datos financieros de mercado, precios de bolsa, resultados de investigación u otros instrumentos financieros) que se mencionan en este documento.

El presente documento no constituye una oferta ni solicitud a ninguna persona ni jurisdicción donde tal oferta o solicitud no esté autorizada ni a ninguna persona a quien sería ilegal hacer dicha oferta o solicitud. Toda referencia en este documento a instrumentos específicos o a emisores sólo tiene una finalidad ilustrativa y no debe ser interpretada como una recomendación para la compra o venta de dicho instrumento. Las referencias en este documento a fondos de inversión se aplican a fondos que no han sido registrados por la Finma y que por lo tanto no pueden ser distribuidos en o desde suiza excepto a ciertas categorías de inversores. Algunas de las empresas del grupo Notz Stucki o sus clientes pueden tener posiciones en los instrumentos financieros de alguno de los emisores mencionados en este documento, o ser asesor de uno de ellos.

Hay información adicional disponible a solicitud.

© Notz Stucki Group

Return to listing
back to
the top
Your browser is not supported. Please use another browser.